¡Vivan las mercerías!

May 6, 2016

 

 

A quien le guste entrar en una mercería tanto como a mí, se llevará un disgusto cuando se entere que la Mercería Santa Ana de Portal d´Angel, abierta desde el año 1935, cierra sus puertas.


En este caso no cierran porque les vaya mal - esta mercería está siempre a tope, sobre todo de abuelitas que cosen jerséis para sus niet@s, entre otras artistas - sino porque al ser propietarios del local, si alquilan el espacio a un H&M o a un Zara de turno, se forran ellos y seguramente, la siguiente generación de su familia. Una multinacional del textil suele pagar una media de 30.000 euros al mes por el alquiler de un local en una calle emblemática. Claro, me imagino que ceder a esa tentación no tiene que ser complicado cuando llevas una vida de pie detrás de un mostrador...


...Qué pena, tú. Primero porque las mercerías empiezan a ser una rara avis y segundo, porque los centro de las ciudades empiezan a ser todos asquerosamente iguales!. En Barcelona, por poner un ejemplo porque es donde vivo, en la antigua librería Catalònia (1924) hay ahora un McDonals; en los cines Alexandra de Rambla Catalunya (1949), un megastore de Mango; en la librería la Canuda (1931), otro Mango; y en el Palacio del Juguete (1936), una tienda Geox. Además…qué mal que siempre palmen establecimientos donde históricamente se vendía cultura.

 

En Bolsillo somos muy fan de las mercerías de toda la vida! de sus bobinas de hilo, de sus máquinas expendedoras, de las cajitas de lata, de sus cintas métricas, de sus botones del año de la castaña! Yo personalmente colecciono botones desde que era una enana; tengo miles. Te recomendamos, si no lo has hecho ya, que descubras las mercerías de tu barrio...Si entras con ojos de conquistador del S.XVI, encontrarás auténticos tesoros que llevarte a la tumba. Ápa, ya tenéis plan.

 

¡Feliz finde a todos!

 

 

Please reload

Featured Posts

BOLSILLO, cómo ser genuinamente sostenible.

June 28, 2016

1/2
Please reload

Recent Posts